Oír por primera vez

Historia de éxito de Mateo

Mateo era un chico hondureño de 17 años que nació sordo y cuya madre no podía permitirse atención médica ni escolarizarlo para que aprendiera el lenguaje de signos. Cuando Mateo tenía siete años, su madre se trasladó a Estados Unidos en busca de trabajo, dejándolo al cuidado de sus tíos. Cuando llegó a Estados Unidos diez años después, Mateo fue acogido en un centro de acogida de Southwest Key, donde el personal reconoció durante el proceso de admisión que no podía oír ni hablar por señas.