Historia de éxito de Maya

Rescatados de la trata

Cada mes, cientos de niños de algunos de los países más peligrosos y empobrecidos del mundo llegan a los centros de acogida para jóvenes inmigrantes de Southwest Key Programs. Llevan consigo historias increíbles de resistencia, valor y esperanza. Aunque su estancia entre nosotros es temporal, sus historias dejan huellas imborrables. A continuación compartimos algunas de sus historias, cambiando los nombres para proteger su identidad, para que puedan leer sobre los servicios que les cambian la vida durante su estancia en Southwest Key.

Maya era una chica tímida de casi 18 años cuando llegó a un refugio de Southwest Key en el verano de 2018. Contando en voz baja su historia a su gestor de casos, le habló de la hija de dos años que tenía en Honduras y que tuvo que dejar atrás para buscar trabajo en EE. UU. Mientras viajaba por México con una amiga embarazada, se quedó sin dinero. Un hombre que se ofreció a llevarlas el resto del camino, la agredió sexualmente.

El gestor del caso de Maya reconoció que esta forma extrema de trata la cualificaba para el programa federal de Menores Refugiados No Acompañados (URM, por sus siglas en inglés). El estatus de URM proporcionaría a Maya una serie de recursos de los que no disponen otros menores no acompañados para ayudarla a superar el trauma que sufrió en su viaje.

Maya se emocionó cuando supo que podía solicitar prestaciones en Estados Unidos en la misma medida que un refugiado, y pronto salió de su caparazón y se reveló como una líder entre los demás niños.

Ante la inminencia del 18 cumpleaños de Maya, el personal de Southwest Key se puso manos a la obra y la ayudó a presentar la solicitud. Maya estaba encantada cuando se enteró de que podía solicitar prestaciones en Estados Unidos en la misma medida que un refugiado, y pronto salió de su caparazón y se reveló como una líder entre los demás chicos. Fue elegida presidenta del consejo estudiantil y, cuando obtuvo el estatus oficial de URM, Maya celebraba reuniones periódicas con los niños para defender sus necesidades.

La condición de URM de Maya le ha permitido vivir con una familia de origen sudamericano. Próximamente irá a la escuela y obtendrá el permiso de trabajo. Está en contacto con su familia en Honduras, y su condición de URM podría significar que su hija venga a vivir con ella a Estados Unidos algún día.

Comparte:

Entradas relacionadas