fbpx
 

La primera vez de Fernando en un aula

First Time Classroom Experience

Fernando, 16, llegó a Casa Amanecer un poco inseguro de lo que estaba por venir, y con la esperanza de que él y su hermano de 13 años de edad, hubieran terminado en algún lugar seguro. Ambos niños habían trabajado como pescadores en su país de origen, Honduras, y habían venido a los Estados Unidos en busca de su padre.

Cuando llegaron los niños, recibieron una cálida bienvenida a su nuevo hogar temporal y se convirtieron en los primeros jóvenes en quedarse en Casa Amanecer, un albergue recién inaugurado en Phoenix, AZ. Después de instalarse, los chicos conocieron a su maestro y administrador de casos y comenzaron las clases al día siguiente. Reina sacó a Fernando de clase para un check-in para asegurarse de que se estaba instalando bien y tenía todo lo que necesitaba.

“No puedo hablar en este momento, ¿podemos hablar más tarde?” le dijo en español. Reina se sorprendió por su respuesta y respondió: “Por supuesto, pero ¿está todo bien?”

“Sí, todo está genial. Es solo que estamos en clase. Nunca he estado en la escuela antes y no puedo perder mi clase. ¡Estamos aprendiendo a usar mapas y puedo ver mi pueblo! Explicó con entusiasmo.

Esta fue la primera vez que Fernando había estado en un aula.

Estos momentos dulces y reconfortantes inspiran a nuestro personal a diario y nos recuerdan las codiciadas experiencias por primera vez que muchos niños experimentan en nuestros albergues. Durante su estancia en Casa Amanecer, Fernando causó bastante impresión en el personal, que lo describen como estudiante estrella y un líder para los otros niños.
“Desde el principio, en el albergue, y en clase mostró su carisma… cuando supo que habría un concurso de ortografía en otro albergue, no dudó en participar a pesar de que solo había estado aprendiendo elementos básicos del idioma inglés durante dos semanas. Todavía logró obtener el tercer lugar para su albergue” compartió su maestro.

Participó en una variedad de clases, incluidos cursos de inglés y sesiones dirigidas por un clínico sobre resolución de conflictos, resolución de problemas y habilidades de afrontamiento positivas.

En unas pocas semanas, el administrador de casos de Fernando reunió a los niños con su padre quien, con el asesoramiento de nuestros administradores de casos, apoyaría a los niños a través del proceso legal requerido para que los niños permanezcan en los Estados Unidos.

A la salida, Fernando dejó una carta de bienvenida para los recién llegados, traducida a continuación:

“En este albergue recibí mucha ayuda. Gracias a Dios me dieron todo lo que necesitaba y agradezco a mi clínica Dora ya que ella fue la que siempre estuvo conmigo. También agradezco a mi profesor Alain de La Vega porque él es el que me enseñó mucho mucho inglés, y gracias a él aprendí a decir muchas palabras que no sabía leer, pero con su ayuda aprendo un poco más. A los nuevos niños quiero recomendar este albergue. También agradezco a todo el personal, porque fueron muy amables conmigo. También gracias a todos los amigos que hice aquí porque también fueron muy amables conmigo. GRACIAS.”

Fernando es solo uno de los muchos ejemplos de la resiliencia, el entusiasmo y el potencial que demuestran los niños que vienen a nuestro cuidado. En Southwest Key, nos sentimos honrados de cuidar y abrir puertas a oportunidades para estos hombres y mujeres jóvenes, y le deseamos lo mejor a Fernando y a su hermano.