Historia de éxito de Isabella

Los actos de bondad repercuten en los jóvenes

Cada mes, cientos de niños de algunos de los países más peligrosos y empobrecidos del mundo llegan a los centros de acogida para jóvenes inmigrantes de Southwest Key Programs. Llevan consigo historias increíbles de resistencia, valor y esperanza. Aunque su estancia entre nosotros es temporal, sus historias dejan huellas imborrables. A continuación compartimos algunas de sus historias, cambiando los nombres para proteger su identidad, para que puedan leer sobre los servicios que les cambian la vida durante su estancia en Southwest Key.

Isabella es una joven menor de edad que llegó a la Casa Franklin de Southwest Key. Cuando llegó casi no tenía emociones y parecía derrotada y decepcionada, lo cual es comprensible porque estos niños a menudo provienen de situaciones desafortunadas y tienen viajes difíciles.

[edgtf_blockquote text="Isabella mencionó que al principio se sentía desesperanzada por lo que había encontrado en su viaje, pero una vez que empezó a conocer gente en Casa Franklin, eso cambió." title_tag="h2″ width="]

Durante el proceso de admisión, preguntó si se le permitía ducharse por las mañanas, especialmente durante su ciclo. Su asistente social le dijo que siempre animaban a los menores a tener un régimen de higiene saludable. Juntos crearon un horario que le permitiera ducharse por las mañanas sin interrumpir su horario escolar.

Aunque era aprensiva, poco a poco empezó a sonreír y a sentirse segura a medida que se adaptaba a la rutina. Cuando se dirigía al aeropuerto tras su reunificación, su asistente social se sentó a su lado y la oyó hablar con otra joven. Isabella le decía que, a pesar de las circunstancias que la habían llevado al centro de acogida, se sentía afortunada de haber llegado a Casa Franklin.

Isabella mencionó que al principio se sentía desesperanzada por lo que había encontrado en su viaje, pero una vez que empezó a conocer gente en Casa Franklin, eso cambió. Explicó que ahora está rodeada de personas en las que puede confiar y que no juegan con sus emociones ni le dan falsas esperanzas.

Su asistente social describió lo edificante que resultaba ser testigo de un testimonio tan sincero de esta joven sobre los servicios y el trato que había recibido en el centro de acogida de Southwest Key. Simples actos de bondad tienen un gran impacto en los jóvenes a su cargo, y siempre les resulta alentador que se les recuerde la importancia de su trabajo.

Comparte:

Entradas relacionadas