fbpx

Translate

Consultas de Medios
media@swkey.org

Hearing For the First Time

Southwest Key Programs / Uncategorized  / Hearing For the First Time
Mateo success story

Cada mes, cientos de niños de algunos de los países más peligrosos y empobrecidos del mundo encuentran su camino a los albergues para jóvenes inmigrantes de Southwest Key Programs. Llevan con ellos increíbles historias de resiliencia, coraje y esperanza. Si bien su estadía con nosotros es temporal, sus historias dejan impresiones duraderas. Algunas de sus historias se comparten a continuación, cambiando los nombres para proteger su identidad, por lo que puede leer sobre los servicios que les cambian la vida que se les brindan durante su estadía en Southwest Key.

Mateo era un joven hondureño de 17 años que nació sordo y cuya madre no podía pagar la atención médica ni proporcionarle educación escolar para que aprendiera el lenguaje de señas. Cuando Mateo tenía siete años, su madre se mudó a los Estados Unidos para buscar trabajo, dejándolo al cuidado de su tía y su tío. Cuando llegó a los EE. UU. Diez años después, Mateo fue colocado en un albergue de Southwest Key donde el personal reconoció durante el proceso de ingreso que no podía escuchar ni señalar.

Cuando llegó a los Estados Unidos diez años después, Mateo fue colocado en un albergue de Southwest Key donde el personal reconoció durante el proceso de ingreso que no podía escuchar ni señalar.

El departamento de educación creó un libro ilustrado para ayudar a Mateo a comunicar sus necesidades básicas, como hambre, sed, baño, sueño, dolor, etc., y se contactó con voluntarios de la comunidad local certificados en lenguaje de señas estadounidense para que acudieran al albergue a comunicarse con Mateo. Comenzaron a recibir instrucción semanal en lenguaje de señas mientras él también asistía a la escuela con el resto de los niños.

El personal médico de Southwest Key se embarcó en una misión para obtener un diagnóstico médico oficial de Mateo. Después de varias citas con un especialista, las pruebas de audiometría confirmaron que a Mateo se le diagnosticó una pérdida auditiva congénita y se lo remitió a un especialista en audífonos para que se lo adaptara.

A Mateo se le adaptaron los audífonos y las pruebas confirmaron que pudo escuchar, posiblemente por primera vez en su vida.