Historia de éxito de Ana

Apoyo a la discapacidad del desarrollo

Cada mes, cientos de niños de algunos de los países más peligrosos y empobrecidos del mundo llegan a los centros de acogida para jóvenes inmigrantes de Southwest Key Programs. Llevan consigo historias increíbles de resistencia, valor y esperanza. Aunque su estancia entre nosotros es temporal, sus historias dejan huellas imborrables. A continuación compartimos algunas de sus historias, cambiando los nombres para proteger su identidad, para que puedan leer sobre los servicios que les cambian la vida durante su estancia en Southwest Key.

Ana es una chica salvadoreña de 15 años que fue acogida en la Casa Campbell de Phoenix con sus hermanos. En el momento de la admisión, Ana era incapaz de mantener una conversación coherente con los demás. Era incapaz de escribir su nombre o identificar letras o números. Esto se debe a que Ana tiene una discapacidad del desarrollo.

En El Salvador, recibió un año de Educación Especial, pero cuando Ana tenía catorce años, su madre fue asesinada delante de ella. Finalmente huyó a Estados Unidos con sus hermanos y se dirigieron a Southwest Key.

Poco después de que Ana llegara a Southwest Key Casa Campbell, los departamentos de educación, clínica y gestión de casos le hicieron una evaluación exhaustiva. Recibió una evaluación psicológica, evaluaciones de logopedia y terapia ocupacional, y Educación para Necesidades Especiales a través de una asociación que Southwest Key tiene con el distrito escolar público local.

[edgtf_blockquote text="Pronto, Ana identificaba las letras, escribía su nombre y leía palabras cortas. También asistía a logopedia quincenalmente y comenzó el proceso para la terapia ocupacional." title_tag="h2″ width=""]

Pronto, Ana identificó las letras, escribió su nombre y leyó palabras cortas. También asistía a terapia del habla dos veces por semana y comenzó el proceso de terapia ocupacional. Con la ayuda de un clínico de Southwest Key, Ana identificó su trauma y, basándose en los resultados de la evaluación psicológica, se convirtió en elegible para recibir terapia psicológica más adelante, cuando esté preparada.

Ana y sus hermanos pudieron ser colocados con una familia que la apoyará para que asista a la escuela con un Programa de Educación Individualizada (IEP) y asista a terapia del habla, terapia ocupacional y, eventualmente, terapia psicológica.

Comparte:

Entradas relacionadas